Hoy despidieron a la querida Flor Silvestre.

Susy Moreno.

 

El día de hoy se llevó a cabo la misa de cuerpo presente de la actriz y cantante Flor Silvestre.

Desde el Rancho “El Soyate” se realizó el cortejo fúnebre hacia la capilla familiar donde se ofició la eucaristía, en el trayecto tocó una banda.

Todos los hijos de Flor Silvestre acudieron a darle el último adiós: Dalia Inés (hija de su primer esposo Andrés Nieto), Marcela y Paco Rubiales (hijos de su segundo esposo el locutor y animador de televisión, Paco Malgesto) y obviamente Antonio y Pepe Aguilar.

Además de nietos, sobrinos y demás familiares, acudieron amigo cercanos de sus hijos, los trabajadores del rancho y las personas que cuidaban a Doña Flor a quienes Pepe les agradeció, pues se volvieron su familia y confiaban en ellos.

El sacerdote que ofició comentó que el día anterior Antonio Aguilar Jr dijo: “Madre, ¿por qué nos hiciste eso?” a lo que el padre expresó que con la partida de Flor Silvestre esta familia sale ganando porque ella intercederá en el cielo por ellos y les pidió conservar la unidad familiar, mirando hacia el mismo objetivo.

Durante la misa, un mariachi interpretó los temas religiosos y la comunión se dio en la mano.

Al término de la eucaristía, Pepe Aguilar citó: “No hay ni comienzo, ni final sencillo” y contó que aunque su madre nació en Salamanca, agradece a la gente de Zacatecas que la haya adoptado.

Dijo que Flor era enojona que Toño fue su preferido y se queda con lo bueno de su madre: Chistosa, divertida, coqueta, hermosa, guapa y divina a los 90 años, “ya que yo a mis 52 años nada que ver”.

Expresó que desde que se fue su papá dio mucha lata y se tardó en irse con él 13 años y medio, pero ahora van a estar juntos en el campo Zacatecano.

También narró que era mala para el inglés a pesar de que tomó cinco cursos y sacará más adelante en su vlog la prueba de ello.

Respecto a lo que dijo el sacerdote sobre la unión familiar, Pepe se comprometió a hacerlo y más con los primeros hijos de su madre con los que no debe de haber diferencias.

“Mamacita, por fin se te hizo llegar con tu rorro, quien ya estaba esperando a su compañera”, así se expresó el hijo más chico de Flor Silvestre.

Por su parte, Antonio Aguilar hijo, expresó que su madre adorada tenía unos “pantalonsotes” y eso fue muy necesario para que su padre llegara a donde llegó, pues el carácter de su madre lo impulsaba a triunfar y cuando se quedó sin ese complemento ella se quería ir con su papá, luego, luego, porque es de esos raros casos es como la pareja de Romeo y Julieta, así de película.

Y agregó: “Veían la tele agarrados de la mano todo el tiempo, en todos lados eran inseparables, por lo que los dos eran una sola alma”.

Descanse en Paz, Flor Silvestre.

Esta entrada fue publicada en Entrevistas, Noticias. Guarda el enlace permanente.
[wpsr_sharethis]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*